¡Salvá a tu melena del frío!

Llega el invierno y el cabello comienza a verse encrespado, sin brillo y extremadamente seco. No importa qué tipo de pelo tengas, ninguna mujer queda exenta de estos síntomas. ¿Querés saber cómo sobrevivir al frío luciendo un cabello impecable? Tenemos algunos secretos.

Está claro que durante el invierno nuestro pelo comienza a lucir diferente y necesita más cuidado y cariño. Pero, ¿te preguntás porqué sucede esto? Es muy simple, la falta de humedad en el aire frío del exterior combinado con la climatización artificial de los espacios interiores, hacen que tu pelo se vea afectado y por lo tanto, se muestre apagado, opaco y con mucho friz.

Para evitar esto, es fundamental que durante el invierno realices un cuidado extra a tu cabello. Es aconsejable que hagas un tratamiento semanal para hidratar las puntas y evitar que se quiebren. Podés utilizar productos que contengan aceites nutritivos, como por ejemplo la Mascarilla Nourishing Mask de Lakmé que contiene aceite de Macadamia y de Babasú (ideales para reparar cabellos secos y deshidratados). Este tipo de tratamientos previenen el daño y hacen que las cutículas dañadas estén suaves y nutridas.

También podés aplicar un poco de aceite en tus puntas para darle movimiento, vitalidad y disminuir el friz que tanto molesta en el invierno. Te recomendamos el Aceite Nutritivo Frizz Mythic Oil de L’oreal Profesional, que con aplicar dos o tres gotas ayuda a prevenir la electricidad estática.

Por otra parte, no abuses del lavado del cabello, al lavarlo quitás la capa lípida que nutre el cuero cabelludo (que en invierno se necesita más). Es recomendable lavarlo día por medio para mantener un cuero cabelludo perfecto.

Por último, te aconsejamos que en invierno utilices el secador de cabello, ya que el calor logará darle a tu pelo una constitución más oleosa que le dará firmeza y evitará que se quiebre el cabello. ¡Pero ojo! Lo ideal es mantener el secador a 30 centímetros y no usarlo a potencia máxima, optando por una temperatura moderada.

Ya estás lista para afrontar el frío del invierno y lucir una melena cuidada, brillosa y reluciente.